¿Cuándo se celebra?

El Día Mundial sin Bolsas de Plástico se celebra cada año el 3 de julio. Se trata de un día en el que pretende concienciar a la población de los peligros que conlleva el uso de bolsas de plástico para el medio ambiente.

Origen

Las Organizaciones Ecologistas promovieron la celebración de este día para una concienciación global sobre uno de los problemas que afectan a la naturaleza y al medio ambiente como es el uso incontrolado de bolsas de plástico.

Objetivo

El principal objetivo de este día es apostar firmemente por alternativas menos contaminantes así como por la reducción de las bolsas de plástico cuya vida media es de 15 minutos por cada uso.

Una bolsa de plástico puede llegar a tardar más de 100 años en descomponerse, siendo muy perjudicial para la naturaleza. El uso de otro tipo de bolsas así como de carritos de la compra podrían sustituir el uso masivo de bolsas de plástico de un solo uso.

Hoy en día en la gran mayoría de tiendas de alimentación las bolsas tienen un pequeño coste, siendo una de las formas más eficaces de impedir que los usuarios utilicen más bolsas de las necesarias para guardar la compra que han realizado. Además muchos clientes portan sus propias bolsas para evitar pagar por las bolsas del supermercado y de este modo evitar el uso indiscriminado de bolsas de plástico.

¿Cómo se celebra?

Numerosas organizaciones unen sus esfuerzos para intentar hacer llegar a la población la problemática que conlleva el uso de bolsas de plástico a nivel mundial. Para ello en este día se organizan actividades en las que se enseñan otras alternativas menos contaminantes que este tipo de bolsas como por ejemplo bolsas de tela, bolsas de papel, o de cualquier otro tipo de material.

En muchas ciudades se realizan talleres para que tanto los niños como las personas adultas aprendan a confeccionar o realizar otro tipo de bolsas menos contaminantes.

Manzanares El Real sigue trabajando en la protección del Medio Ambiente

Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, el  5 de junio pusimos en marcha en Manzanares El Real una nueva campaña de concienciación medioambiental.

En este caso, en el que vamos a centrar la atención de los vecinos en el sobreuso de plásticos, trabajaremos en colaboración con los colegios del municipio, porque creemos que es importante que desde la infancia se comience a tomar la iniciativa en materia de cuidado del entorno natural. En esta ocasión, se hará entrega a cada niño de una bolsa de tela, cuyo diseño ha sido creado por niñas del CEIP del municipio.

Además, el ayuntamiento ha adquirido otras 1000 bolsas para poner a la venta – en la oficina de turismo – por un precio de 2€. El dinero que se recaude con esta venta será utilizado íntegramente para implementar nuevas campañas de concienciación medioambiental en el municipio.

Esta iniciativa se suma a todas las medidas de protección medioambiental que desde hace años se aprueban en Manzanares El Real. Algunas de estas medidas son:

  • La sustitución de todas las calderas de gasoil de las instalaciones públicas por calderas de biomasa.
  • El establecimiento de una bonificación económica a los propietarios de coches menos contaminantes.
  • Solicitud de la creación de un carril bici en la m-608, que comunique nuestro municipio con Soto del Real y Cerceda.
  • Solicitud de una estación de cercanías para favorecer el uso entre nuestros vecinos de un transporte público menos contaminante.
  • Contratación de personal durante la temporada estival para proteger el entorno del río de la masificación de coches aparcados en las entradas urbanas a la Pedriza.
  • Aprobación y puesta en marcha de un proyecto de eficiencia energética que disminuya la contaminación lumínica en muchas zonas del municipio y permita una iluminación más sostenible y energéticamente eficaz.
  • Redacción y defensa de alegaciones al PRUG del parque nacional.
  • Creación del club de compostaje doméstico “Devuelve la vida a la tierra”, con la distribución de compostadoras y la realización de cursos de formación entre los vecinos interesados en reducir de esta manera sus residuos sólidos biodegradables.
  • Talleres de reciclaje.
  • Colocación de contenedores de reciclaje de papel y plástico en las instalaciones municipales.
  • Colaboración en la mejora de la gestión de los residuos sólidos urbanos, junto a otros pueblos cercanos, con el fin no solo de cumplir al máximo con las ratios de calidad medioambiental, sino de abaratar los altos costes de dicho tratamiento.