Que no estamos acostumbrados a estas situaciones de intensa nieve y ‘congelado’ frío es un hecho que todos ya hemos asumido. Quizá por esa razón, nos dejamos llevar por la circunstancia intentando sobrevivir al momento y no sabemos anticiparnos, como se hacía en tiempos pretéritos. Nuestros abuelos lo aprendieron antes que nuestros padres que ya casi veían como excepcionales los días de ventisca y nieve en la comarca.

Aquí van algunos consejos que pueden ser útiles para amortiguar lo que vemos como un despropósito a nuestra alterada ‘normalidad’, siendo el resultado del medio ambiente en su esencia:

– Cuando deje de nevar tenéis que quitar la nieve acumulada en balcones porque la temperatura bajará de golpe por la noche y se convertirá en hielo. Es posible que no estén diseñados y preparados para tanto peso.
– Esto rige también a la hora de salir a la calle: aleros y árboles sobre todo. ¡Atención!
– Si habéis aparcado algún coche a la intemperie, quitadle la nieve antes de que caiga la noche, después es más que probable que no se pueda.
– Aquellos que tengáis la entrada del hogar repleto de nieve, abrid un camino cuanto antes y mantenedlo despejado barriendo de vez en cuando; y echando sal, si es posible. Ahora la nieve está blandita y podemos hacerlo, si esa nieve se congela, se pondrá dura y será prácticamente imposible abrirse paso y parece que este temporal va a durar varios días. Lo mismo para los coches.
– Usad alcohol para descongelar cerraduras, nunca agua.
– Llenad una bañera de agua, si las tuberías se congelan nos quedaremos sin agua.

Y, si tienes alguna idea o consejo más, por favor, compártela con todos nosotros.

Recomendaciones para después (y durante) el temporal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche este enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies