Desde el ayuntamiento estamos haciendo todo lo que podemos para mantener las calles lo más limpias posibles.

Utilizamos todos los medios de los que disponemos, pero muy a nuestro pesar nuestro empeño se ve truncado debido a que hay vecinos que no utilizan las papeleras ni los contenedores.

En numerosos casos hemos encontrado bolsas en el arroyo Cortecero, e incluso muebles y electrodomésticos, los hay que tienen perros, miran para otro lado y silban, como si no fuera con ellos, cuando sus animales hacen sus deposiciones sobre el suelo también hay gente que se dedica a pintar -con bastante falta de habilidad, por cierto- las paredes, las fachadas de los edificios o el mobiliario urbano.

Si no somos capaces de cooperar, nuestros esfuerzos resultan inútiles.

Estas actitudes incívicas son las que ensucian nuestro entorno. El ayuntamiento limpia, pero nunca dará abasto mientras sigan existiendo vecinos que no entienden que mantener nuestro pueblo limpio es cosa de todos.

Por ello, desde el ayuntamiento ponemos en marcha de forma anual campañas de concienciación, para que no olvidemos que mantener nuestro pueblo limpio es tarea de todos. Actualmente estamos desarrollando las siguientes vías de actuación:

– Elaboración y distribución de folletos informativos de todos los recursos que existen en nuestro municipio para la gestión de los residuos, que además contengan información sobre la ordenanza de convivencia y sobre el proceso sancionador aplicable en los casos de incumplimiento de la misma.

– Charlas educativas en los colegios, y creación de brigadas escolares para la detección de “puntos sucios” similar a las campañas de educación vial.

No te pedimos que limpies pero por lo menos no ensucies